ColumnasFutbol NacionalLiga MXSecciones

Si te lo explico no lo entenderías…

Durante gran parte de mi vida he sido cuestionado una y otra vez, “¿Por qué le vas al Atlas? Si son bien malos, nunca ganan nada y llevan más de medio siglo sin ser campeón”, la mayoría de veces ya nada más me rió, esto debido a que muchas veces explicaba por qué y seguían sin entenderlo.

No lo voy a ocultar ni a negar, fui americanista “obligado” de niño, al ser mi padre un grandísimo aficionado a los azulcremas, inclusive tengo una foto en el Estadio Azteca a los 3 años vestido con un uniforme, de esos clásicos piratas que venden afuera de los estadios, del América a lado de una gran figura del Futbol Bora Milutinovic y en aquel entonces DT del América. Pero eso no es todo, como buen niño villamelón me cambie de equipo al pasar un par de años a uno que si ganaba en ese entonces, los diablos rojos del Toluca y todo esto por el genio y uno de los mejores extranjeros y jugadores que han jugado en la maravillosa Liga Mexicana, José Saturnino Cardozo, un depredador del área impresionante, simplemente un jugador único en la Liga Mexicana.

Ese Toluca espectacular y poderoso llegaba a la Final del Verano 99 con jugadores de la talla de Fabián Estay, Abundis, un joven Carlos María Morales, Chava Carmona, Hernan Cristante y claro el “Diablo Mayor” Cardozo con Enrique Meza como DT, enfrentándose a un equipo joven, pero muy espectacular comandado por Rafa Márquez, Juan Pablo Rodríguez Daniel Osorno, Miguel Zepeda, César Andrade, Pablo Lavallen y Erubey Cabuto dirigidos por el argentino Ricardo Antonio Lavolpe.

La final fue, como se esperaba, espectacular, llena de emociones y muchos goles, la Ida en el Estadio Jalisco termino 3-3, pero mi gusto por el Atlas empezó en este juego, dado que iban perdiendo 3-1 al medio tiempo, pero en el segundo tiempo mostraron la famosa “furia rojinegra” y lograron empatar el partido con el último gol de Rafa Márquez antes de partir al Mónaco. Sentí algo especial por ese equipo, un cariño inevitable, una ilusión, algo que nunca sentí ni por el América, ni por el Toluca.

El juego de vuelta fue algo agridulce para mí, una parte de mi quería que ganara el Toluca, pero una parte más latente y mayor de mí ansiaba que el Atlas, ese equipo de “Los Niños Héroes” como se les apodo en ese entonces.

El juego de vuelta fue aún más emocionante en los primeros 5 minutos ya iban 1-1! Y al terminar los 90 minutos quedarían 2-2 y un global de 5-5, mandando a tiempos extras y posteriormente a penales. Para esto yo, un niño de 7 años, estaba más que emocionado, gozando y sufriendo a la vez, un poco confundido siendo sincero, fue así que la serie de penales empezó y ahora si mis deseos eran 100% que ganara el Atlas, se los merecían ¡Mira que 48 años sin ser campeón ya era demasiado! Pero la suerte no favoreció a los rojinegros y en la muerte súbita Hernán Cristante le tapo el penal al Jerry Estrada y Toluca era campeón por cuarta vez en su historia, mientras que yo estaba en mi sala viendo el partido con mi padre, como era costumbre los domingos, desconsolado y por primera vez derramando unas lágrimas al ver perder al Atlas…

Así fue como empezó mi afición a este gran equipo, hace 17 años exactamente de esta final emocionante, que simplemente cambio mi vida hacía el futbol.

He sufrido más de lo que he gozado al ver al Atlas, después de esta generación dorada y un juego espectacular por varios años más de “la academia” el Atlas cayo en pésimos manejos, fichajes de jugadores que ni quiero recordar, de venderle sus mejores jugadores al Tigres, al América, y ¡hasta a los extintos Tecos!

Pero también he vivido momento muy buenos y son los que siempre me recuerdan porque amo estos colores, me ha tocado vivir una Libertadores en la que le ganamos a Boca 3-1 en fase de grupos, para que después nos despachara en el mismo Jalisco en cuartos de Final, he vivido en ese estadio los 2 golazos de Andrés Guardado al América con festejándolos a un lado de mi padre americanista, he visto pasar jugadores fantásticos en el club como lo fue Robert de Pinho en su paso por el Atlas teniendo de clientes a Oswaldo Sanchez y a las Chivas sólo para terminar perdiendo en semifinales contra Pumas , he vivido una temporada de ensueño yendo todo el torneo al Estadio cuando éramos dirigidos por Tomás Boy, quedando en tercer lugar y de nuevo siendo eliminados en nuestro propio estadio por Darwin Quintero y el Santos, al final he vivido momentos hermosos que terminaron en momentos tristes, como aquella final de 1999 de la cual se cumplen 17 años esta semana y por eso y muchas cosas más seré siempre fiel seguidor de mis Rojinegros del Atlas! Y como bien dicen en Guadalajara, mi segunda casa, ¡Arriba el Atlas, aunque gane!

Espero les haya gustado esta historia de mi amor por mi equipo, no duden en comentar, las críticas son aceptadas y espero poder seguir contribuyendo a esta página.

Escrito por Elliot Arizaga

Mi sueño era ser periodista deportivo pero el destino quiso que fuera el mejor programador del mundo. Mis idolos: Kaká, Shevchenko y Miroslav Klose.

  • ¿Por qué le voy a Pumas?

    Una historia bastante curiosa. En mi familia no son muy futboleros que digamos, por lo que no era probable que alguien me heredara la afición por un equipo.

    Resulta que cuando yo iba en primero o segundo de primaria, allá por el 98 cuando Cruz Azul fue campeón, todos mis compañeritos decían que le iban al Cruz Azul (y hasta la fecha sigue siendo así) y tenían su playerita del Cruz Azul. Todos, excepto yo.

    Y en una ocasión, fui con mi mamá al tianguis y le hice un berrinche para que me comprara la playera del Cruz Azul para tener una igual a mis compañeros. Bueno, pues resulta que en ninguno de los puestos tenían la del Cruz Azul así que mi mamá me dijo que escogería otro, si quería, si no nada.

    Así que me puse a ver todas, amarillas, rojiblancas, rojas, pero la que más me llamó la atención fue una playera color dorada con una figura grande en el centro: la de Pumas.

    Yo tenía unos 8 o 9 años, ni idea de quienes eran los Pumas. En una ocasión mi papá prendió la TV y había un partido, era Pumas enfrentando a no sé quien. El chiste es que me senté a verlos y me gustó mucho más la playera, pero lo que más me gustó fue ver los lances de aquel portero que en cada lance hacía emocionar a la afición y a los comentaristas. Alcancé a leer una pancarta que decía: ¡Jorge Campos, cásate conmigo!

    Desde ese día supe que Pumas era mi equipo y a partir de ahí nació mi amor por los Pumas, tuve un profesor que me decía que le fuera al América pero yo me negaba y decía que no, que a los Pumas.

    Ahora mis hermanos que son más chicos le van a Pumas, yo les heredé esa pasión.

    • Elliot Arizaga

      Todos tenemos nuestra historia curiosa del porque le vamos a un equipo y sobre todo cuando eres niño y ya te quedas con ese equipo por siempre es digamos más especial, porque como pasó con tus compañeros, de niños nos gusta ver al equipo que gana, espero que te haya gustado mi aportación

      • ¿Dónde andas Elliot?

        • Elliot Arizaga

          Aquí sigo butters nomas que no soy muy de comentar haha

    • Yo creo muchos que de niños vimos a esos Pumas, en nuestro villamelonismo nos gustaban por Jorge Campos, recuerdo que yo decía que era mi segundo equipo, después del Toluca, por el Brody, al igual que los Tigres por que ahí jugaba mi amado y adorado Matador, ya no existen esos jugadores que aunque sean de otro equipo te hagan ver sus partidos.

      • Yo crecí viéndolos en CU me tocó la época de las finales perdidas frente al Ame. :'(

  • Créeme que hay cosas que no tienen explicación; yo toda mi vida (de los cero a los 25 años) viví en Torreón, Coah., donde esta toda mi familia y mis amigos de siempre, y yo desde que tengo uso de razón he sentido afición por Tigres, en vez de “irle” a Santos por obvias razones geográficas, yo decidí seguir a Tigres, ya sea por sus colores, sus jugadores, su estadio (que sólo veía por tv), su afición, y justo me acuerdo que me tocó su descenso en el 95, después de haber sido campeón de Copa….
    El descenso sólo hizo reforzar mi cariño por el equipo, y desde aquel entonces he sido tigre, a pesar de ser el “raro” cuando era niño jajaja por no ser santista.
    Saludos y buena columna.

    • Elliot Arizaga

      Jaja te entiendo con lo del raro, estuve mucho tiempo viviendo cerca de Guadalajara y casi todos mis amigos eran chivas o americanistas, casi nadie me quería acompañar al estadio nunca, pero eso sí en Guadalajara si esta muy dividida la afición entre Chivas y Atlas, saludos y espero que te haya gustado mi aportación

  • Super Empujo

    Buena columna. Entiendo en parte tu sentimiento, Naci en familia Chiva, pero decidi a la edad de 5 años despues de que me llevo mi Sr padre por primera vez al Cuauhtemoc que mis colores serian el blano y azul, ademas de una franja.

    Desde ahi he vivido alegrias, tristezas, burlas, jubilo, emociones, decepciones, etc con mi amada franja y es algo que no cambiaria por nada del mundo. Mi papa me decia, puedes cambiar de rutina, de residencia, de ciudad, de habitos y hasta de señores…pero los colores y el escudo son para toda la vida.

    • Elliot Arizaga

      Es algo que siempre nos acompañará, pero a pesar de no ser equipos ganadores tanto el Puebla y el Atlas son equipos muy tradicionales del fútbol mexicano, con mucha identidad a pesar de eso

  • Major Lazer

    Buena columna.

    En mi opinión me parece que en México realmente casi ningún equipo tiene realmente una identidad, una filosofía, un estilo, y digo casi ninguno por que Chivas podría hablarse que es el único club que tiene una identidad palpable y real, y se la dan las características de los futbolistas que siempre tiene.

    El resto funciona igual: equipos que se llenan por montones de extranjeros, petardos nacionales, y que de vez en cuando por azares del destino arman algún buen equipo y tienen cierto éxito(los de menos dinero, con algunas liguillas, los de mas dinero, con algún titulo).

    En el caso del Atlas me parece que a finales de los 90’s y principios de los 2000, tuvieron un estilo ofensivo y de cantera, estilo que después se fue perdiendo hasta hoy que son un rejunte de extranjeros de medio pelo y unos cuantos extranjeros que conforman un equipo super gris que ya es el juguete de otra televisora. Dificil hablar de una identidad con 7, 8, 9, años jugando así.

    ¿Del America? Su “identidad” era el ser el millonetas, al ser el juguete de Televisa siempre tuvo mas dinero que el resto, pero ahora con algunos clubes ricos del norte se “perdio” esa supuesta identidad y los mejores extranjeros estan en otra parte.

    No se, se me hace medio falso esto de apoyar equipos mexicanos, independientemente de titulos o no, con sus acciones de hacer las cosas con las patas, traer petardos, nulas fuerzas basicas, formato estupido de liga, precios caros de los boletos en instancias finales, creo que primero traicionaron ellos a los aficionados al futbol.

    • Elliot Arizaga

      Tienes razón, ninguno tiene una identidad que haya cargado toda su historia y sobre las canteras es lo que más tristeza me ha dado en los últimos años del Atlas, se perdió esa magia que tenía el equipo, el ultimo quizá de gran nombre es Andres Guardado, también recuerdo como era casi una obligación que el portero fuera cantera, y en la actualidad no salen de extranjeros, es el problema del fútbol cuando se cruzan directivos, los intereses monetarios sobre lo deportivo y sobre todo los promotores que manejan todo el fútbol mexicano, una lastima por eso el que haya sido campeón el Pachuca con muchos canteranos y sobre todo como los preparan no solamente para el fútbol, si no dándoles estudios es algo que debería ser copiado por más equipos en el fútbol mexicano

      • Major Lazer

        No le voy a Chivas, pero me parece que ellos bien o mal, chovinistas(ridiculo llamarlos asi, en mi opinión) o no, son los únicos que han mantenido una identidad a lo largo de su historia, y ahora con el exceso de extranjeros y la regla 10/8, se va a exaltar mucho mas, prácticamente sera el refugio del jugador nacional.

        Totalmente de acuerdo, Elliot. Y si, una lastima que el ultimo gran canterano de Atlas sea un tipo que debuto hace 11 años, eso habla de lo mal que ha estado la cantera de Atlas desde esos tiempos. Aunque es chistoso pues de esa gran camada de finales de los 90’s e inicios/mitad de los 2000, salieron los 2 capitantes del TRI actual, Rafa y Guardado.

        Y si, creelo que lo menos que le interesa a los directivos es mantener “esa tradición” que tenia Atlas, a ellos les importa el $$$ y nada mas, la tradicion que estaba teniendo Atlas en esas epocas, la hicieron bolita y la tiraron a la basura, lamentablemente, por que ese era el color de Atlas. Lo que comentas seria lo ideal, y asi sucede en casi todo el mundo pero volvemos al asunto del $$$.

        • Elliot Arizaga

          Lo peor de todo es que cuando se vendió Atlas a TV Azteca, ciegamente nos ilusionamos con que vendrían cosas mejores para el equipo, porque lo que antes daba coraje eran los pésimos manejos directivos, que se vendieran nuestras figuras a equipos de la misma liga, refuerzos con nombres extraños que nomas no y el pretexto de que no había dinero de siempre, curiosamente se ha estado peor con TV Azteca, hubo una buena temporada pero pues terminó con ese conato de bronca en el Jalisco contra las Chivas, pero de ahí no se califica a liguilla y más de lo mismo el sueño de todos los rojinegros es que Rafa Márquez terminará siendo el
          Comprador como alguna vez se especuló que lo haría con Alejandro Fernández de socio y no recuerdo quién más eso en fin.
          Y si efectivamente esta regla del 10/8 va a terminar afectando muchísimo al jugador mexicano en la liga, todavía recuerdo la regla de juntar ciertos minutos a lo largo del torneo a jugadores menos de 20 años creo, esa me parecía una excelente idea, curiosamente el equipo que casi siempre estaba hasta arriba que le daba más minutos a jugadores menores era el Atlas

  • Pedrito Sola

    Chingona la columna, que equipazo ese que traiamos teniamos que ser campeones ;(
    MIL VECES ARRIBA EL ATLAS

    • Elliot Arizaga

      Tan chingon que jugaban todos ellos una pena lo de Cesar Andrade, pintaba para ser un Crack

  • Felicitaciones por la columna. Quizá sea algo inexplicable.

    Me hice aficionado rojinegro por esa final, cuando más o menos tenía algo de consciencia. Pudo ser más sencillo hacerme aficionado diablo puesto que fueron los ganadores, pero siempre he tenido fijación por los equipos, -sin ser despectivo- “perdedores”. Pensé en ése momento que Atlas tarde o temprano la revancha deportiva llegaría, cosa que no ha ocurrido. Para mí había más oportunidades en la liguilla que se perdió con Monterrey; se murió de nada esa vez y en casa.

    Ni modo, hoy en día sólo queda aguantar la carrilla de la mayoría por ser aficionado de un equipo con una tradición perdedora, y por ahora se ve lejano que las cosas mejoren. Eso no quita ése sentimiento extraño que ni por otro equipo siento pero que aún así uno no esconde.

    ¡¡Arriba La Academia!!

    • Elliot Arizaga

      lastima ese partido contra monterrey en casa y con ventaja de 1-0 en la ida con aquel golazo (y lo unico bueno que hizo Caballero en Atlas) y morirse de nada, pero si el Atlas tiene una mistica especial con sus aficionados, ir al Estadio y ver esa pasión, los canticos de la 51 algo muy bonito, gracias por el comentario y que bueno que te gusto la columna!

  • FerruscaCore

    Yo tambien me hice del Atlas por esa final con Toluca. Esa vez aposté la cabellera con un tío, solo por mame. Perdí y me raparon. Yo tendría unos 10 años en aquel entonces y recuerdo que no me quería cortar el cabello y lloré como nunca para dar lástima y evitar que me lo cortaran, pero no funcionó. Recuerdo que mi mamá me dijo que los hombres debían tener palabra y cumplir.
    Después quise la revancha, que no he tenido todavía.
    Veía sus partidos esperando que volvieran a la final.
    Con el tiempo los resultados ya no eran tan buenos, así que veía sus juegos esperando que ganaran para tener oportunidad de pasar a la liguilla.
    Después ya simplemente los veía con un deseo intrínseco de que ganaran.

    • Elliot Arizaga

      Algún día esa revancha llegara y ese día será una locura y donde quiera que esté obligadamente tendré que irme a Guadalajara a festejarlo

  • Ingrid Alcazar

    Con Pumas me pasó, era casi un acto de rebeldía ante mi familia dividida entre chivas y americanistas; mi papá cruzazulino de clóset por cierto. Como rara vez me he identificado con los gustos familiares, en 2002 se me ocurrió apoyar a Pumas en unas semifinales contra el América y al final del fatídico partido de vuelta me encontré chillando. A partir de ahí me entró la curiosidad y me ilustré, tomándole cariño al equipo y claro, viendo los clásicos con los parientes, hasta con el abuelo me tocó ver una final contra las Chivas. Creo que por eso me quedé con Pumas, porque siempre fue muy positivo compartir.

    • Elliot Arizaga

      Creo que al primer equipo que le lloras es el bueno haha, te das cuenta que es el indicado y el que más te importa

  • Mi otro Yo

    Y que difícil era explicar que le iba a un equipo de ascenso, recuerdo que asistia acompañado de mi papá a esos partidos en el azteca donde los primeros niños (casi todos) entraban gratis al estadio. Mi papá siendo del C.Azul pero con un gusto por ver fútbol me llevaba a esos partidos del Necaxa.

    • Elliot Arizaga

      Afortunadamente ya volvió el Necaxa a primera me imagino que debió ser muy difícil tantos años en el ascenso y sobre todo quedarse en el borde de ascender en varias ocasiones

  • Aguilar_42

    Muy buena columna y ya que todos andan contando sus historias, recuerdo que la primera vez que lloré viendo fútbol fue en aquella final del Verano 97, donde las Chivas, le pusieron una putiza histórica a mis Toros Neza, equipo que seguía desde que empecé a ver el fútbol, (osea un año antes me había enamorado de esos locos, del escudo bonito, uniforme raro y que le habían puesto una colosal madriza de 9-2 al Atlante en la liguilla en el 96), esa liguilla los Toros habían dado cuenta del Club Universidad Nacional y del equipo “de la década”, el Necaxa, los había visto golear y ser goleados; al final, Chivas obtendría su décima liga y yo me tendría que tragar los festejos ridículos del puto Gusano Napoles, obviamente no sabía gran cosa de fútbol, casi ni conocía a los jugadores, tendría 9 años en ese entonces.

    ¿Que tiene que ver eso?, pues es que realmente primero fui “antichiva” que americanista, seguía amando a mis Toros y los amé hasta su desaparición, incluso buscaba los resultados de la Primera División “A” de ese entonces para observar sus resultados anhelando su regreso a primera, el cual lamentablemente nunca sucedió.

    Entonces un día en el verano del 99 (si no mal recuerdo) puse la televisión en un partido entre el América y los Toros del Atlético Celaya (rival en el clásico de los astados de mis amados toros neza) y me gustó mucho el escudo del América, bonito uniforme en mi percepción, el partido lo ganaba Celaya 0-1 y me llamó mucho la atención un futbolista que se llamaba Cuauhtemoc, al tipo lo marcaban entre dos, tres y siempre daba el pase bien, además hacía lo que en ese momento para mi era como magia con el balón, llevaba el 10 en la espalda, anotó el gol del empate haciendo un festejo como una lanza con sus brazos; Celaya anotó otro gol y me di cuenta de la importancia de ese equipo amarillo, ya que los jugadores del celaya festejaban con todo, incluso su banca, finalizando el partido, Cuauhtemoc convirtió de penal consiguiendo el empate para su equipo, luego empecé a entender que ese equipo era el acérrimo rival de las Chivas, ese mismo año, vería al América eliminar al Guadalajara de la liguilla.

    Anecdota insignificante si lo quieren ver así, pero en ese momento, me volví multiequipo, eran mis Toros y mis Águilas, con el paso del tiempo y la desaparición de mis astados, me convertí en americanista de tiempo completo, equipo que me ha hecho disfrutar, pero más que nada me ha hecho sufrir en todo este tiempo, como pasa la vida, 17 años ya de ese momento y 17 años que llevo como americanista…

    • Elliot Arizaga

      Esos Toros Neza eran una sensación de la liga, eran rebeldes, pero muy espectaculares y sus juegos eran de muchos goles casi siempre, aparte como niño y verlos con máscaras y el pelo pintado era atractivo haha, pero ese mal de nuestro fútbol y los intereses los hicieron desaparecer, buena tu anécdota y que bueno que te gusto la columna, saludos

      • Aguilar_42

        Si la verdad, con Toros Neza era de golear o salir goleados, bonitos recuerdos tengo de ellos en mi infancia…

    • Ernesto

      De aquella final extraña que hasta el gusano Nápoles anotó gol, alguna vez oí que les pidieron que ganara CHivas y el Ojitos salió encabronado.Seria investigar.

    • Saludos a los amantes del club de Nezayork

  • chc_killer

    Yo empece apoyando al America cuando era un niño de escazos 5-6 años, en esa etapa andaban los africanos y era espectacular verlos jugar, cuando naci acababa de quedar campeon en el 89, y hasta que tuve 13 años los pude ver campeones de nuevo, aun asi nunca deje de apoyar, la pasion me la inculco un tio, despues me regañaba porque decia que me apasionaba mucho, recuerdo la final vs Pachuca en el 2007, cuando metio el gol Cuauhtemoc yo estaba hecho un mar de llanto, de la felicidad pase a la tristeza gracias a que perdimos esa final, pero es algo que no voy a olvidar gracias a que este tipo de momentos te marcan y te apegan a tu equipo!!!

  • El OA

    Todo mundo tiene su historia particular, yo recuerdo los sábados que nos juntábamos en casa de mi abuela a comer, sin cable, los sábados arrancaban con los juegos del Toluca a las 2pm (hora del pacifico) quizá cayendo en el villamelonismo infantil y por el apodo de los “Diablos rojos” el click fue instantáneo, no ganaban nada pero eran los diablos, afortunadamente, al torneo siguiente por arte de magia Toluca era muy bueno y así continuó por varios años más.
    La nostalgia de las comidas en familia y ver al Toluca son unas de esas cosas que siempre guardo y llevo presente, por eso el amor a mi Tolteca <3 :V

  • siGo yo

    Buena anécdota, creo q ue todos tenemos una historia del por qué le vamos a tal o cual equipo. En mi caso, de niño (5 o 6 años) me autodenominé americanista, ya que en ese tiempo no teníamos servicio de cable y los pocos partidos que pasaban por el canal de las estrellas eran del América. También contribuyó que un día ví un partido del Ame vs. UNAM que iba ganando Pumas 2-0, pero en los últimos minutos un delantero llamado “Zaguiño” clavó el empate. Después de eso vino la época de Mejía Barón en la selección, y ahí empecé a ver a ese portero vestido de colores extravagantes y que además también le gustaba jugar de delantero. A partir de ahí me hice Puma. Después llegó la liguilla del ’95 en la cual Pumas se enfrentaba a un favorito Cruz Azul. Y los Pumas estaban haciendo la hombrada de eliminar en el Azteca a la máquina, pero vino ese penal de último minuto a favor de la máquina que falló Julio Zamora, el cual en el rebote la metió Lupillo Castañeda en medio de las piernas de Campos. Ahí fue cuando le empecé a poner atención a aquel equipo que había vencido al “mejor portero de México”. Después contribuyó a mi gusto por la máquina que su rival en la final fue un equipo que jugaba más aburrido que un gay en la mansión Playboy (Necaxa). Perdimos la final, pero eso me motivó a querer conocer más acerca de ese equipo con nombre de cemento y pues me sedujo su historia y esencia. El ser el equipo “grande” más joven, sin estar en líos de pleitos como America y Chivas, el siempre jugar hacia adelante, además de que nunca me ha gustado seguir a los borregos, y yo siendo de la frontera norte de Tamaulipas, creeme que es muy difícil encontrarte a otro aficionado azul por acá. Pasaron los años y el sentimiento fue creciendo con el campeonato del 97, la final de la libertadores, los superlideratos (aunque con finales perdidas), los regates del Chelito, las fuertes derrotas que han hecho levantarse con más ganas a la espera de un campeonato, que cuando se logre, se festejará con la euforia de todos los festejos abortados en estos años. Vaya! haciendo cuentas, ya tengo 21 años siendo de la máquina. He cambiado de amigos, de novias, de trabajos, de autos, de casas, de gustos musicales, pero nunca, nunca, cambiaré de equipo.

  • roverr

    Yo le iba a Jorge Campos, hasta me compraron la playera del Atlante por él, pero desde morro le voy a Pumas por mi papá, hasta los llegó a ver en segunda división.

    • Jaime

      Yo igual siempre le iba al equipo Jorge Campos , es mas pague para entrar a ver un Tecos vs Atlante con Campos incorporandose a la delantera , maravillooso !!

  • Papá de los Helados

    buena anecdota, pero si es tu foto con Bora? el nunca dirigio al America, no seria Benhakker?saludos

  • Aunque yo ya le había declarado mi amor a los diablos desde antes esa es la primer final de la que tengo memoria y desde ahí me convertí en un verdadero aficionado. Y en mi caso es igual, soy de Chihuahua así que tenemos la “fortuna” de escoger cualquier equipo de la liga, pero nunca había conocido a alguien que le fuera al Toluca hasta que vinieron a jugar contra las extintos Indios de Juarez y vi a mucha afición de los diablos, la verdad me dio mucha alegría al ver que no estaba solo, por que antes de eso, y aun después, siempre que digo que le voy al Toluca, y lo digo con mucho orgullo, todos me preguntan que por que y se les hace raro, luego les recuerdo todas las glorias que hemos tenido ademas de nuestros jugadores y se quedan callados. Aunque ese Atlas era muy especial, muchos de sus jugadores también eran de mis favoritos, deberían intentar hacer resurgir a la academia.

    • Ernesto

      ¿Que no ese programa de TV Azteca ya fue?

      • jajaja pusiste a trabajar mucho a mi cerebro, no encontraba la relación.

      • Jajaja mamaste, de ahí salieron grandes estrellas como Jahir

    • No es muy común aficionados del Toluca no oriundos de dicha ciudad, bien por usted fiel,seguidor del diablo choricero

  • Ernesto

    Usualmente los niños le van a equipos ganadores, como que no hace match luego el “análisis frío” de aquel equipo que no ganó en la Bombonera, de todos modos, la afición del Atlas es la que tiene mas aguante, incluso que la del CAzul solo que no sufren tantas decepciones proque no esperan nada.

  • Eddie Bianconero

    Mi historia es por herencia, y la verdad me da orgullo que así sea.

    • La mayoría fue por herencia, mi afición a los Pumas fue por herencia y por que siempre me llevaban al estadio.

  • ᛗå†åđℴř

    Reciclando notas baia baia. Solo quieren copiarle a su papi Futbol Sapiens pero nunca NUNCA llegarán a ser como ellos.
    Naa no se crean, yo ni había visto esta buena columna, que bueno que la volvieron a poner. Yo le voy al acérrimo rival del Atlas aunque desde chico les he tenido especial estima porque es un equipo que tiene cierta esencia e identidad para bien y para mal. Mis respetos para sus verdaderos aficionados que prefieren irse con ese sentimiento especial hacia los rojinegros en vez de simplemente apoyar otro equipo que gane más trofeos. Ganar es lo mas importante pero no lo es todo.
    Al principio de niño le iba a los Tigres porque me decían”el tigre” pero luego conocí a un amigo que me convenció de irle al Guadalajara y desde los 9 años, en las buenas y en las malas los apoyo.

    • jajajaja, nel, obvio habrán cosas que nos parezcamos, pero tratamos de ir creando un estilo del sitio.

      Esta nota así como muchas otras, las iremos c}volviendo a subir, no por otra cosa, sino porque muchas notas se perdieron en el cambio de host, algunas hasta los comentarios valieron shit.

      Y creo que los que no tuvieron chance de verla pues la revisen y comenten. Por otro lado andamos viendo algunas pestañas de las secciones no se ven y estamos arreglando eso, saludos mi buen.

    • BAN :v

  • Sote

    Gran columna, yo por mi veterania (ya califico para la liga de oro) he seguido al Atlas desde hace mucho tiempo.

    Pero mis primeras lágrimas futboleras fueron para una selección… Brasil, en Italia 90, nosotros no fuimos por el tema de los cachirules, Hugo era amado por todos y sin redes sociales, yo, portero de toda la vida me emocionaba con el record de Zenga de mas minutos sin recibir gol en un mundial y con Gabelo Conejo que volaba protegiendo la portería tica.

    Pero mi amor estaba en Brasil, el Scracth du oro, Aldair el capo de la Roma estaba en la central, adelante Careca y Muller, enfrente… Diego y su Argentina.

    Yo confiaba en que se venía el resurgir Brasileiro… luego las aguas raras, Maradona a Cannigia… y nooooo goool de Argentina, Goicoetchea atajo todo, Brasil reventó los postes, pero el juego se acabo y de pronto me di cuenta que estaba llorando… a mis 10 años las lágrimas por el futbol llegaron antes que por las viejas y valieron la pena.

    • Super Empujo

      Que buena anécdota! Debería hacerla una columna! En serio eh

      • **plagia la idea y no da crédito

      • Sote

        Comenzaremos con ello…

  • Excelente columna hermano, la diferencia entre el que le gusta el deporte porqué es lo que está de moda y los que nos apasiona es difícil de explicar, simplemente se siente.

  • Sote

    Un gran mundial a pesar de la ausencia de México, el Salvatore de la Nazzione salió de la serie B, Gabelo Conejo, Maradona y Goico atajapenales entrando de la banca por la lesión de Neri Pumpido, el brinco de Biyik, Camerún en cuartos contra Inglaterra…

  • arthpix

    Que buena columna, a veces me dan envidia “de la buena” quienes les inculcaron el futbol desde pequeños. Mi padre era fanático del box, mis tios y padrinos eran beisbolistas o basquetbolistas y entre todos me enseñaron a disfrutar esos deportes. El fut en mi tierra, Yucatán, era solamente para ver por la tele.

    Fui pésimo para jugar futbol… irónico dado que ahora de adulto es mi deporte favorito y al contrario que la mayoría comenzé a seguir a las chivas por mi hijo varón que a los 7-8 años se decía chivista y para motivarlo veía los partidos con él. Ahora sigo siendo fanático de chivas… y mi hijo ya ni ve futbol seguido, está más ocupado persiguiendo gringas y brasileras aqui en Cancún.

    • Sote

      Brasileiras…. tenga su justificante.

    • Así suele pasar, y tu morro hace bien ehh XD

  • Sote

    Tampoco han entregado tan malas cuentas… Camerun del 90, Nigeria del 94, Senegal del 2002, Ghana del 2010, siguen buscando el sexto partido

    • Pero no ha habido todavía una selección que se mantenga en la élite, son como generaciones por país, luego de que medio avanzan bien en mundiales, la siguiente son una pena.

FOLLOW @ INSTAGRAM